El sujeto que espió a la alumna en el baño de la plaza comercial fue puesto en libertad, debido a la falta de denuncia formal por parte Fatima Itzel ante la autoridad correspondiente. 

Se dio a conocer que la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP), brindó apoyo a la estudiante para seguir con el procedimiento de denuncia, sin embargo la afectada no quiso seguir el proceso, por lo que no hubo sustento de los hechos, los integrantes de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) . Por esta razón el acosador de nombre Ricardo, fue puesto en libertad.

Cabe recordar que la joven denunció públicamente que el sujeto mencionado la espiaba mientras estaba en el baño de Bodega Aurrera de Plaza Loreto. Testigos del hecho se solidarizaron con la joven y golpearan al señalado. 

¿Por qué es importante denunciar?

La cultura de la denuncia es importante porque ayuda a garantizar la seguridad y el bienestar de las personas en una sociedad. Cuando las personas son testigos de un acto ilegal, inmoral o peligroso, tienen la responsabilidad de informar a las autoridades para que se tomen medidas. Esto con la finalidad de que se prevengan consecuencias negativas.

La cultura de la denuncia también ayuda a combatir la impunidad. Cuando las personas cometen actos ilegales o inmorales y no enfrentan consecuencias por sus acciones. Al denunciar estas acciones, se les hace responsables y se les obliga a rendir cuentas.

Además, la cultura de la denuncia puede ayudar a prevenir futuros actos ilegales o inmorales. Cuando se toman medidas enérgicas contra los infractores, se envía un mensaje claro a otros de que no se tolerarán estas acciones. Esto puede ayudar a disuadir a las personas de cometer actos similares en el futuro.

En una sociedad en la que la cultura de la denuncia es fuerte, las personas se sienten empoderadas para actuar en defensa de su seguridad y de los demás. Se crea un sentido de responsabilidad compartida y de confianza en las autoridades para proteger el bienestar general de la sociedad.

Hot Sale Estrella Roja