El pasado 10 de septiembre, la ciudad de Puebla fue testigo de un incidente que ha causado conmoción en toda la comunidad, Ernesto Calderón, también conocido como “Neto”, sufrió una golpiza despiadada a las afueras de un antro en la ciudad, resultando en una fractura facial y daño ocular significativo.

La agresión fue capturada en un video que se viralizó rápidamente en las redes sociales.

El incidente ocurrió cuando Neto se encontraba en compañía de una amiga en el antro ‘La Isla’, ubicado en la zona de Angelópolis.

ÚNETE A NUESTRO CANAL DE TELEGRAM

Neto se encuentra delicado

Un grupo de jóvenes les arrojó cerveza, lo que desencadenó una discusión.

En medio de la confrontación, Neto intentó defender a su amiga, pero fue brutalmente agredido por el grupo de agresores.

Los responsables de la agresión han sido identificados como Fran y Luis Romero Figueroa, hermanos gemelos;

  • Nagib Lases
  • Jesús Alvarado Flores
  • Roberto Reyes
  • Pierre Flores
  • Jonathan Alvarado Flores Valencia.

Al menos dos de los agresores están matriculados en la Universidad Anáhuac de Puebla.

En cuanto a la responsabilidad penal de los agresores, si Neto llegara a perder un ojo como resultado de esta brutal agresión, podrían enfrentar una pena de 5 a 8 años de prisión.

Si el daño afecta únicamente su sentido de la vista, la sanción podría ser de 4 a 7 años de prisión.

Además, es importante destacar que las lesiones calificadas, cometidas con ventaja y contra una víctima que se encuentra en el suelo, pueden llevar a un aumento en la pena de hasta un tercio.

No se trata de una pelea, sino de un ataque a Neto

En cuanto a la posible aplicación de la atenuante de riña, las circunstancias observadas en el video sugieren claramente que no se trata de una pelea en la que ambas partes se infligieron daño mutuamente, sino más bien de un ataque brutal a una sola persona.

Este incidente ha generado una fuerte preocupación en la comunidad, ya que parece que los agresores no consideraron las consecuencias legales de sus acciones.

Es importante enviar un mensaje claro de que los delitos no serán tolerados y que aquellos que cometan actos de violencia enfrentarán la justicia.

La sociedad y las autoridades esperan que este caso sirva como un recordatorio de la importancia de la convivencia pacífica y del respeto por los derechos de los demás, y que aquellos que perpetren actos de violencia sean responsables de sus acciones ante la ley.

Te puede interesar: