El estadio Cuauhtémoc vibró con intensidad en la noche del 8 de diciembre cuando Luis Miguel, “El Sol de México”, se apoderó del escenario en un espectáculo que logró abarrotar el dos veces mundialista recinto en la ciudad de Puebla. ¡Luis Miguel Ilumina el Estadio!

Desde horas previas al evento, las afueras del estadio se convirtieron en un bullicioso mercado, con decenas de comerciantes ofreciendo una variedad de productos relacionados con el ícono de la música latina.

Tazas, termos, playeras, sudaderas, chamarras, lapiceros, posters, stickers y fotos estaban disponibles, con precios que oscilaban entre los 200 y 1,000 pesos.

ÚNETE A NUESTRO CANAL DE TELEGRAM

¡Luis Miguel ilumina el Estadio!

A las 19:30 horas, se abrieron las puertas, permitiendo el acceso a miles de personas ansiosas por presenciar el esperado concierto.

Aunque en algunas caras se notaba el temor debido a la creciente problemática de boletos falsos en eventos de este tipo, la organización implementó pulseras que, más tarde, se iluminarían al ritmo de las canciones, ofreciendo un espectáculo visual único.

Dentro del recinto, un imponente escenario con tres pantallas grandes, tres más pequeñas, diversas bocinas y luces, dieron vida al show que comenzó puntualmente a las 21:30 horas.

Luis Miguel, ataviado en su característico traje negro, deleitó al público con éxitos como “Será Que No Me Amas”, “Amor y Suave”, y la icónica pregunta: “y… ¿cómo dice Puebla?”.

Temas como:

  • “Hasta Que Me Olvides”
  • “No Sé Tú”
  • “Fría Como El Viento”
  • “La Bikina”
  • “Palabra de Honor”
  • “Ahora Te Puedes Marchar”
  • “Cuando Calienta El Sol”

Formaron parte del extenso repertorio, que incluyó un momento de euforia cuando un mariachi se unió al escenario, desatando una auténtica fiesta entre el público.

Con una duración de más de hora y media, el concierto concluyó alrededor de las 22:00 horas, dejando a más de 40 mil asistentes satisfechos.

A pesar del desorden inicial, la multitud logró ingresar al recinto en inmediaciones de la colonia Maravillas.

El punto culminante de la noche ocurrió cuando Luis Miguel, acompañado de mariachis, interpretó “La Bikina”, generando un éxtasis de aplausos y alegría entre sus fanáticos.

La despedida de “El sol de México!

Con temas como “No Sé Tú”, el estadio se iluminó con el destello de los celulares de los asistentes, creando un mágico ambiente.

La despedida del ícono musical fue emotiva, culminando con uno de sus éxitos más aclamados, “Cuando Calienta el Sol”, provocando la nostalgia de los asistentes en una noche que quedará grabada en la memoria de los poblanos como una experiencia inolvidable.

TE PUEDE INTERESAR:

Bono Bus BUAP