Mole de Caderas es declarado Patrimonio Cultural Intangible. El 22 de octubre de 2004 se declaró al Festival Étnico que se celebra en el Valle de Tehuacán, como Patrimonio Cultural del Estado de Puebla.

Por el valor cultural, tradicional y ancestral que representa, dando inicio dicha celebración durante el mes de octubre de cada año, teniendo como objetivo la renovación anual de las tradiciones y costumbres, así como su preservación en el tiempo en las regiones y comunidades participantes en el mismo.

Sumado a este, el día de hoy en el Periódico Oficial del Estado fue publicado el decreto por el cual se nombró como Patrimonio Cultural Intangible del Estado de Puebla, el Mole de Caderas del Valle de Tehuacán.

Hay que recordar que este jueves el gobernador encabezará la inauguración de la temporada de este platillo desde el municipio de Tehuacán.

En este sentido, el presidente de la Canirac informó que para esta temporada se tiene proyectado una derrama económica de 100 millones de pesos.

“Los valores (…) se materializan a través de su elaboración, con el espinazo y el juego de caderas del chivo cebado, además de los chiles: costeño, guajillo, serrano y cuicateco; jitomate, miltomate, ajo, cebolla, cilantro, huajes, hojas de aguacate, sal de Zapotitlán Salinas y ejotes de la sierra.

Se suele servir con cebolla picada, naranja agria o limón, así como acompañado de tortillas de maíz”, detalla el documento.

Mole de Caderas es declarado Patrimonio Cultural Intangible

Fue la Secretaría de Cultura estatal la encargada de realizar dos foros de consulta, en el que participaron comunidades de los municipios involucrados, que aceptaron llevar a cabo el trámite.

Los mismos participantes realizaron un acuerdo para participar en la definición y la puesta en marcha de las medidas de protección del platillo.

El nombre que se le dio a esta preparación fue “caldo de los pobres”, elaborado con el espinazo y las caderas del chivo cebado, que al pasar el tiempo se le dio el nombre de “Mole de Caderas”.

Con los años, este platillo se arraigó a la tradición del Valle, adquiriendo notabilidad cuando fue inscrito de manera oficial por el Departamento de Fomento, Agricultura y Comunicaciones del Estado de Puebla, como parte de la gastronomía representativa de este territorio.

Bono Bus BUAP