En una demostración conmovedora de solidaridad y apoyo a las familias afectadas por la violencia en Lagos de Moreno, cientos de residentes se reunieron en una marcha en silencio el pasado viernes por la noche.

La manifestación, que se llevó a cabo en las escalinatas de la Parroquia de la Asunción, fue convocada para pedir un alto a la creciente ola de violencia que ha afectado a la comunidad.

ÚNETE A NUESTRO CANAL DE TELEGRAM

La convocatoria estaba programada para las 20:00 horas, pero desde la tarde, numerosas personas comenzaron a llegar al lugar, portando veladoras que posteriormente colocaron cuidadosamente en las escalinatas de la parroquia.

La marcha en silencio fue por exigir justicia

La emotiva reunión tuvo como objetivo expresar la solidaridad y la búsqueda de justicia para la familia de los cinco jóvenes desaparecidos hace una semana.

Los nombres de los jóvenes desaparecidos:

  • Dante Cedillo Hernández
  • Roberto Olmeda Cuéllar
  • Jaime Martínez Miranda
  • Uriel Galván
  • Diego Lara Santoyo
  • Encabezaron la marcha en los corazones y pensamientos de los participantes.

Carteles con el mensaje “Que brille la luz eterna en su camino” fueron colocados al pie de la foto de los jóvenes y junto a la imagen de San Miguel Arcángel.

Durante la manifestación, los asistentes se unieron en oración y entonaron canciones mientras una banda de guerra marcaba el toque de silencio.

El párroco presente compartió palabras de aliento y reflexión con la multitud, destacando que cada vela representaba una intención y una voz silenciosa que exigía un cambio.

Hacia el final de la concentración, todos los presentes encendieron también las luces de sus teléfonos celulares, creando un impresionante mar de luz en medio de la oscuridad.

El religioso continuó sus oraciones y, después de entonar el Himno Nacional, los participantes se retiraron en silencio, llevando consigo la esperanza de un futuro más seguro para Lagos de Moreno.

La marcha en silencio es un acto de solidaridad para amigos y familia de los jóvenes

Con el grito de “Por Lagos en paz, los buenos somos más”, las familias regresaron a sus hogares.

Renovando su compromiso de trabajar juntas por la paz y la seguridad en la comunidad.

Los cinco jóvenes desaparecieron el 11 de agosto después de asistir a la Feria de Lagos de Moreno.

Fueron vistos por última vez en el Mirador de San Miguel.

La comunidad continúa exigiendo respuestas y justicia para sus familias, mientras mantienen la esperanza de un cambio positivo en la situación de seguridad en la región.

Te puede interesar:

Hot Sale Estrella Roja