Funcionarios del Zoológico de Chilpancingo, Guerrero, vendieron o intercambiaron ilegalmente animales bajo su cuidado. Sacrificaron a algunos más para el consumo humano.

Esto sucedió por indicaciones del entonces director José Rubén Nava Noriega. Por esta razón, lo separaron del cargo y está en proceso de investigación.

Las autoridades recibieeron varias quejas por maltrato animal y desaparición de varios especímenes. Las dependencias concluyeron que el zoológico vendió a cuatro watusis por 65,000 pesos (dinero que nunca se vio reflejado en los balances de cuentas del zoológico). Además intercabiaron una cebra por tres ciervos rojos. También vendieron borregos de Berbería, un venado murió por negligencia y 10 serpientes. Por si fuera poco, una guacamaya y un jaguarundi están desaparecidos sin explicación alguna.

En conferencia de prensa, autoridades ambientales estatales y federales reportaron que el ahora ex director del zoológico, José Rubén Nava Noriega, y otros trabajadores del lugar participaron en los movimientos que hasta ahora no han sido esclarecidos.

Las autoridades medioambientales que cuatro de las diez cabras pigmeas que vivían en el parque, fueron sacrificadas y cocinadas en las propias instalaciones del zoológico. Esto para la cena de Año Nuevo, quién giró las órdenes fue el director, José Rubén Nava Noriega, que llevaba pocos meses en el cargo.

Separaron del cargo a dicho funcionario y enfrenta cargos por tráfico de especies y maltrato animal, además de delitos contra la salud.

“Con este hecho se pone en riesgo la salud de los consumidores porque no eran animales aptos para el consumo humano”, ha señalado el secretario de Medio Ambiente y Recursos Naturales de Guerrero (Semaren), Ángel Almazán Juárez

El secretario de Medio Ambiente y Recursos Naturales de Guerrero, Ángel Almazán Juárez, también indicó que encontraron más irregulariades de parte de José Rubén Nava. Por ejemplo, la negligente atención de un venado, al que rescataron habitantes del fraccionamiento Jardines de Zinnia, y trasladado de vuelta al lugar.

Personal de protección civil asegura que el exdirector del zoológico, José Rubén Nava, aplicó solo una inyección de un antiinflamatorio, aunque no aplicó alguna técnica para contener las hemorragias. Trabajadores del zoológico dicen que el exdirector quitó las astas del venado. Al día siguiente, el venado murió y lo enterraron en el zoológico.

“El anterior director fungía como todólogo del zoológico, al haber sido director, técnico del zoológico ante Semarnat y, además, fungía como jefe del área médica. Los que estaban renunciaron por cuestiones de corrupción por parte del mismo exdirector”, según dijo el titular de la Secretaría de Medio Ambiente del estado, Ángel Almazán Juárez.

El exdirector Nava estuvo en funciones por 10 meses. Aún no se reporta su aprehensión o si fue vinculado a proceso.

Hot Sale Estrella Roja