FERIA DE PUEBLA
EMERGENCIAS 911
Posted inComo dicen en mi pueblo

Que no sea más difícil sacar al buey de la barranca

Para la elección de 2024 corremos un grave riesgo que es el de la decepción de la participación o de la apatía electoral
Para la elección de 2024 corremos un grave riesgo que es el de la decepción de la participación o de la apatía electoral

Los saludo con afecto en este inicio de semana estimados lectores, seguimos con un clima agravado en la beligerancia de la comunicación de la clase política en lo que se refiere a construir o mantener una narrativa social, que cada día se le complica más a los oficialistas de la cuarta transformación y al mismo Presidente, pese a tener una tribuna diaria, pero que ya es poco efectiva  al tener una realidad social, económica y política, que rebasa a la visión del gobierno que sabedor de ausencia de resultados positivos, solo se sostiene de la propaganda encabezada por el Presidente, pero esa realidad cruel también supera a los opositores; tal como lo analizamos la semana pasada, porque unos venden una fantasía que no sucede y los otros no han logrado conectar plenamente con la sociedad, al no tener una visión ciudadanizada de como construir una opción de soluciones desde esa posición de ser opositores, no solo de ser una resistencia o bloque de contención.

Analizando el papel de la oposición de la coalición Va por México, también vemos que no solo no conecta con la ciudadanía, sino que no adopta sus luchas, se suma tarde o de plano falla en su labor de contener los atentados a la democracia desde las instituciones, para muestra un botón, no lograron detener la conformación de los que integraran al comité encargado de seleccionar a los aspirantes a consejeros del INE, porque no solo basta con llevar a la corte y ganar en tribunales las violaciones que por leyes secundarias se le pretenden infligir a la democracia o la Constitución por parte del bando de la 4T, también se debe salvaguardar lo que por ley deben de hacer cumplir, que es que los integrantes de los órganos electorales estén conformados de personas imparciales y hoy vemos que dicho comité está plagado de gente afín al hoy oficialismo, le pregunto a usted estimado lector ¿cree que un comité integrado por gente simpatizante de MORENA seleccionará aspirantes neutrales? Pues claro que no, con lo que vemos que la alianza “opositora” deja perder o de plano no puede lograr hacerse presente en los momentos importantes y que en todo momento debieran salvaguardar la democracia, que luego no les extrañe que la sociedad civil los rebasa o de plano no logran hacer esa conexión plena que haga que el grueso de los ciudadanos los voltee a ver como reales defensores y constructores de una política ciudadanizada.

Por tal razón es que los ciudadanos en todo momento debemos estar vigilantes no solo del actuar de los oficialistas que solo representan la visión de país de un solo hombre y que no tiene empacho en hacer valer esa voluntad incluso por encima de la Constitución en ausencia de todo decoro político, también debemos vigilar intensamente a los que hoy se asumen como oposición, principalmente a la alianza ya mencionada, porque para las expectativas con las que fue conformada se han quedado cortos, unos han cumplido, otros han preferido pelearse absurdamente con otro sector de la oposición y otros de plano has sido comparsas del bloque oficialista permitiendo barbaridades contra la ciudadanía, como es la permanente militarización de la vida social de México, situación que además hasta el día de hoy no ha traído resultados favorables para los ciudadanos.

Para la elección de 2024 corremos un grave riesgo que es el de la decepción de la participación o de la apatía electoral, reacción ocasionada porque la sociedad se encuentre conflictuada por la decepción de un gobierno electo por gran mayoría, pero inepto además de sectario en el ejercicio de sus funciones y regresivo en su forma de ejercer el poder, sumado a una oposición que esta centrada en la reacción, pero no en la construcción de esa alianza ciudadana que tanto hace falta a nuestro país, no en presentar un proyecto que permita reformar la vida política que hoy la gente la ve como un factor de división nacional, no el de lograr un futuro en este gran momento de crisis mundial en donde nuestro país pudiese mostrarse como una opción de consolidación económica, pero que se ha preferido rezagar en los resabios del pasado de los oficialistas y en la imposibilidad de los opositores de dejar atrás lo que fueron, refundarse para con México y entender que se necesita una mejor política, que sirva y no de la que se sirvan.

Hoy como ciudadanos debemos dar la batalla por la democracia, pero para que esta vaya en función y sentido de nosotros los mexicanos, no de la clase política, dejar atrás esa visión colectivista de la izquierda y la derecha rancia, para así posicionar una visión social de la política que se inclusiva, que sepa escuchar, pero fundamentalmente que tenga responsabilidad al decidir, necesitamos un proyecto que deje de hacer creer a muchos que el Estado lo es todo y también convencer a otro tanto igual , que es todos contra el Estado, porque sería seguir en esta absurda polarización política que el Presidente desde el poder siembra día a día y que una parte de la oposición reacciona, decía Gibran Jalil Gibran “Trae el desastre a su nación aquél que nunca siembra una semilla, o pone un ladrillo, o teje una prenda, pero hace de la política su ocupación” no se puede seguir haciendo política como una forma de vivir de la sociedad, insisto; tenemos como sociedad y electores obligar a la clase política, tanto gobernante como opositara, a que entiendan que la política esta al servicio de los mexicanos, no de intereses, ideologías fracasadas o visiones obtusas que están alejadas de la sociedad que requiere inclusión además de rumbo al futuro.

Como mexicanos rumbo al 2024 es fundamental seguir en la vigilancia de la democracia, del fortalecimiento de las instituciones autónomas y ciudadanas, no planes a, b o la letra subsecuente, que pretenda someter la imparcialidad ciudadana a una visión obtusa; ningún político, partido, movimiento o alianza política se puede apropiar de la imparcialidad y el deseo de una sociedad a que los gobernantes estén para obedecerle, como ciudadanos no podemos permitir que la apatía triunfe y que así se nos despoje de nuestro derecho a decidir e incluso a equivocarnos; porque una sociedad apática solo ocasionará que los grandes males que hoy nos azotan, empeoren en detrimento de la vida de todos, no vaya ser que cuando abramos los ojos y queramos hacer algo; como dirían en mi pueblo, ahí sea más difícil sacar al buey de la barranca, porque dejamos irse solo a un arriero que dijo que podía, pero que en realidad no sabía trabajar.

Dudas, comentarios y sugerencias; les comparto mis redes sociales:

Twitter: @beto_aguisa

 Facebook: Humberto Aguilar Sarao

Bono Bus BUAP
Humberto Aguilar Sarao

Humberto Aguilar Sarao

Abogado, tepeaquense, analista político por elección y emprendedor, comprometido con Puebla.