Por la noche de este viernes comenzaron las pruebas libres del Gran Premio de Las Vegas de la Fórmula 1, sin embargo, un Carlos Sainz y su accidente con una alcantarilla obligó a detener las pruebas.

Pasando apenas 7 minutos en la pista, el accidente sucedió tras tocar con la parte inferior la tapa de la alcantarilla, lo que provocó que se desprendiera.

La Fórmula Uno canceló este jueves los primeros entrenamientos libres del Gran Premio de Las Vegas.

El Ferrari del español se paró de inmediato y acabó aparcado en la parte izquierda del trazado, lo que ocasionó una bandera roja en el circuito.

Los graves daños causados

“Estamos comprobando el daño causado en el coche de Carlos cuando le dio a una tapa de alcantarilla, que parece bastante grande” mencionó la escudería.

Los comisarios de la FIA han determinado que “a pesar del hecho de que el daño fue causado por circunstancias externas muy inusuales, el artículo 2.1 de la Fórmula 1 obliga a todos los oficiales a aplicar el reglamento tal y como está escrito”.

Por lo que, “en consecuencia, debe aplicarse la sanción obligatoria especificada en el artículo 28.3 del Reglamento Deportivo”.

Carlos Sainz tendrá una sanción por cambiar la batería, el motor y el chasis de su monoplaza.

A pesar de las “circunstancias externas muy inusuales” que han provocado estos cambios, después de que su monoplaza resultó dañado tras pasar por encima de una tapa de alcantarilla mal sellada en la primera sesión de libres.

Carlos Sainz y su accidente retrasan el GP

Este accidente ha provocado que los segundos libres del Gran Premio de Las Vegas (Estados Unidos) de Fórmula 1 se hayan tenido que retrasar, lo que también ha repercutido en la duración de esta segunda tanda, que fue de 90 minutos, ya que la primera apenas duró menos de media hora.