El Salvador ha consolidado su posición en la lucha contra las pandillas con la apertura del Centro de Confinamiento del Terrorismo (Cecot), la cárcel más grande de América.

Este complejo penitenciario, ubicado en una zona rural aislada cerca de Tecoluca, al sureste de la capital, San Salvador, se erige como una pieza clave en la estrategia del gobierno para combatir el crimen organizado, gracias a su avanzada seguridad y capacidad para albergar hasta 40 mil reclusos.

Construida en un tiempo récord de siete meses en un terreno de 166 hectáreas, Cecot cuenta con una decena de pabellones de reclusión resguardados por un imponente muro perimetral de 2.1 kilómetros.

ÚNETE A NUESTRO CANAL DE TELEGRAM

El complejo se destaca por sus avanzados sistemas de vigilancia, que incluyen circuitos de video y escáneres para la revisión exhaustiva de cualquier persona que ingrese.

Además, posee una notable autonomía al contar con pozos internos para extraer agua potable y autoabastecerse.

Las celdas de la megacárcel están construidas con muros de concreto reforzado y gruesos barrotes de acero, bajo la constante vigilancia de 600 soldados y 250 policías que resguardan las instalaciones las 24 horas del día.

Sin ser únicamente un centro de reclusión, Cecot alberga fábricas donde los presos trabajarán como parte de un programa destinado a erradicar las pandillas.

El presidente Nayib Bukele ha expresado su preocupación anteriormente, señalando que los pandilleros estaban presos “con prostitutas, PlayStation, con pantallas, con teléfonos celulares, con computadoras… premiando al delincuente”.

La apertura de Cecot también busca abordar el “hacinamiento extremo” en las cárceles salvadoreñas, según Human Rights Watch (HRW).

Aunque las 20 cárceles existentes en el país tienen una capacidad total para 30 mil presos, actualmente albergan a 36 mil.

El Cecot, con su capacidad masiva, contribuirá a aliviar esta sobrepoblación.

Desde el inicio del plan contra pandillas hace 10 meses, se han detenido a 63 mil personas, pero aún no se ha establecido una fecha de traslado a la nueva prisión.

Mientras tanto, la cárcel de La Esperanza, que fue la más grande de El Salvador antes de la construcción de Cecot, enfrenta un hacinamiento significativo.

Actualmente alberga a 33 mil personas, a pesar de tener una capacidad para solo 10 mil.

TE PUEDE INTERESAR:

Bono Bus BUAP