El arquero mexicano, Guillermo Ochoa, está a punto de alcanzar un récord poco deseado en su carrera deportiva. Está por convertirse en el primer portero mexicano en recibir mil goles en contra a nivel de clubes de Primera División. Esta situación se ha gestado durante la temporada actual en la Serie A italiana, donde Memo Ochoa defiende el arco del Salernitana.

No te pierdas: Memo Ochoa el portero más goleado en Italia.

La temporada ha sido un desafío para Memo Ochoa y su equipo, ya que actualmente ocupan el último lugar en la tabla de posiciones y no han logrado conseguir la victoria en los últimos cinco partidos disputados. Con cada encuentro, la presión aumenta para el equipo y para el portero mexicano.

Memo Ochoa está a cuatro goles de recibir mil en su carrera

En el último partido frente al Bluenergy Stadium, Salernitana empató, dejando al mexicano a tan solo cuatro goles de alcanzar la marca de mil goles recibidos en su carrera. Desde que se unió al equipo italiano, Ochoa ha tenido que enfrentar setenta y un goles en contra, una cifra que refleja las dificultades que ha enfrentado el equipo a lo largo de la temporada.

Todo esto sucede a pesar del gran cariño que la afición tiene italiana tiene por él.

Afición considera a Memo Ochoa un santo
Afición considera a Memo Ochoa un santo

Deberías leer: San Memo Ochoa de la Salernitana.

El próximo partido del Salernitana, donde Ochoa buscará evitar que esta marca se concrete, está programado para el próximo sábado contra Cagliari. Este encuentro representa una nueva oportunidad para el equipo de mejorar su desempeño y alejarse de la zona de descenso en la Serie A italiana.

Guillermo Ochoa, reconocido por su trayectoria en el fútbol mexicano y por sus actuaciones con la selección nacional, se enfrenta a un desafío importante en su carrera, demostrando su capacidad para superar adversidades y seguir dando lo mejor de sí mismo en cada partido.

Bono Bus BUAP
Itandehui Rodríguez Martínez

Itandehui Rodríguez Martínez

Poblana, tutora de Monólogos de Ménade, responsable de lo que dice y hace y no de lo que le inventa. Resiliente, en constante reinvención y en una relación.