El Rey Carlos III, a pesar de su delicado estado de salud, no ha querido faltar a la tradicional Misa de Pascua celebrada por la familia real en Windsor.

Acompañado por la Reina Camila, el monarca, de 75 años, se mostró sonriente y feliz ante las cámaras, en un acto cargado de emotividad y simbolismo para los Windsor.

Rey Carlos III asiste a misa

La ausencia de su hijo Guillermo y su nuera Kate Middleton, quienes están enfocados en el tratamiento de quimioterapia preventiva de Middleton, debido al reciente diagnóstico de células cancerígenas, marcó la jornada.

A pesar de ello, el Rey Carlos III quiso estar presente en este evento familiar, expresando su deseo de volver al ritmo habitual de trabajo lo antes posible.

ÚNETE A NUESTRO CANAL DE WHATSAPP

La presencia de Sarah Ferguson, quien ha luchado contra el cáncer en los últimos meses, junto a otros miembros de la familia real, como la Princesa Ana y el Príncipe Andrés, contribuyó a la solemnidad del acto.

Durante la misa, el Rey Carlos III, junto a la Reina Camila, saludaron a los presentes y recibieron muestras de cariño, mientras el monarca expresaba su agradecimiento por las muestras de apoyo recibidas durante su tratamiento, afirmando:

“Me estoy esforzando todo lo que puedo”.

Esta aparición pública del monarca británico refleja su compromiso con la institución y su determinación para superar los desafíos de salud que enfrenta, transmitiendo un mensaje de fortaleza y unidad en la Corona.

TE PUEDE INTERESAR:

Hot Sale Estrella Roja