En su más reciente gira de trabajo por la alcaldía Coyoacán, Martí Batres, jefe de Gobierno de la Ciudad de México, se vio envuelto en una situación tensa marcada por protestas y gritos de apoyo y rechazo.

Mientras supervisaba la Obra de Reposición del Pozo Barrio de Jesús, un proyecto clave de su administración, Batres fue interrumpido repetidamente por manifestantes que expresaban su descontento.

Martí Batres la riega en Coyoacán

Entre los gritos, destacaron muestras de apoyo a Xóchitl Gálvez y exigencias de “¡Fuera, fuera!”, a lo que Batres respondió con calma, señalando que algunos aún no se recuperan de los resultados electorales recientes.

“Hay algunos que todavía no se curan las heridas de hace dos semanas”, afirmó el jefe de Gobierno, en referencia a las elecciones pasadas.

A pesar de intentar retomar el tema del agua, motivo principal de su visita, los reclamos persistieron, obligándolo a reafirmar su respeto por todas las opiniones presentes.

ÚNETE A NUESTRO CANAL DE WHATSAPP

“Respeto todas las opiniones que puede haber, pero hay momentos para dirimir cada una de las opiniones”, declaró Batres.

Además de la obra de infraestructura hídrica, Batres visitó la escuela primaria Héroes de Churubusco para abordar peticiones de mejora en la infraestructura escolar, incluyendo reparaciones en tuberías de drenaje, rehabilitación de sanitarios y adquisición de equipamiento educativo.

La visita del jefe de Gobierno estuvo marcada por un ambiente de confrontación y discrepancia, reflejando tensiones políticas que persisten en la capital, aún tras los comicios.

TE PUEDE INTERESAR:

maleta estrella roja