ACTÚA, APOYA, DENUNCIA
728-x-906
Posted inPoder Económico

Cuba… Venezuela… ¿México?

Cuba... Venezuela... ¿México?
Cuba... Venezuela... ¿México?

CUBA LA BELLA: Desde la Revolución Cubana de 1959, el país ha experimentado una transformación significativa en términos de pobreza. Inicialmente, el gobierno revolucionario implementó políticas que buscaban abordar las desigualdades económicas y mejorar las condiciones de vida de los ciudadanos. Se llevaron a cabo reformas agrarias y se nacionalizaron numerosas empresas, lo que resultó en una redistribución de la riqueza y una disminución inicial de la pobreza.

Sin embargo, a medida que Cuba se alineaba con el bloque comunista y enfrentaba problemas internos de producción y distribución, surgieron desafíos económicos significativos. La dependencia de la ayuda soviética y la planificación centralizada llevaron a dificultades económicas, gravísimas.

Pese a las promesas revolucionarias, la pobreza aumentó, la producción interna cayó y no se transformó y, en lo político, la democracia se tornó en dictadura, lo que impactó negativamente en la calidad de vida de muchos cubanos.

La pobreza aumentó en las décadas siguientes, a medida que el país enfrentaba escasez de alimentos, productos básicos y servicios, lo que, de manera increíble, afianzó al grupo de poder encabezado por Fidel Castro que consolidó una abyecta dictadura que perdura, 65 años después.

ÚNETE A NUESTRO CANAL DE WHATSA

La riqueza se acumuló, pero solo para el grupo de comunistas criollos.

Hoy la pesadilla es infinitamente superior a la que se vivía en la época del odiado Fulgencio Batista.

El pueblo empobrecido económica y culturalmente, ha sido incapaz de reaccionar como lo hizo en 1959.

La caída de la Unión Soviética en 1991 agravó aún más la situación económica de Cuba, en un período conocido como “Período Especial”. La economía cubana se contrajo drásticamente y la pobreza alcanzó niveles alarmantes. Durante este tiempo, el gobierno implementó medidas de emergencia, como la apertura al turismo extranjero y la promoción del sector de servicios, para mitigar los efectos devastadores de la crisis económica.

En las últimas décadas, Cuba ha intentado cambios significativos en su economía y política.

La apertura gradual hacia el mercado y la inversión extranjera, así como la expansión del turismo, han contribuido a una mejora relativa en las condiciones económicas y a una reducción mínima de la pobreza.

LEER TAMBIÉN: Economía de la experiencia

El bloqueo económico impuesto por los Estados Unidos no era la causa del empobrecimiento, 198 países, México incluido, no lo ejercieron, hoy persisten desafíos estructurales, institucionales y económicos, como la dependencia del turismo, la dualidad monetaria y la falta de acceso a bienes y servicios básicos para algunos segmentos de la población, lo que subraya la complejidad de la evolución de la pobreza en Cuba desde 1959.

Claro, la mejor manera de disfrazarlo es ocultando las cifras oficiales. No obstante, se sabe que El 88% de los cubanos vive en pobreza extrema, un 13% más que en 2022, de acuerdo con los resultados de un estudio que el Observatorio Cubano de Derechos Humanos (OCDH) presentó recientemente. Una cosa es la ideología y otra la economía, pero el pueblo no lo nota, aguanta o huye, pero no resuelve.

En 1959, la población ascendía a poco más de seis millones de habitantes, la isla tenía más electrodomésticos que cualquier otro país de América Latina y presumía más kilómetros de líneas férreas y mejores infraestructuras que cualquier país latinoamericano, incluso más que España, que vio circular un tren y tuvo televisión en color después que La Habana.

En 1958, la producción de azúcar superó hasta en seis veces la obtenida en las últimas zafras, que estuvieron en torno a los 1,4 millones de toneladas anuales, cifras increíblemente bajas, eso no fue causa del bloqueo económico y es responsabilidad del Estado, monopolio de la producción.

ÚNETE A NUESTRO CANAL DE TELEGRAM

Antes de la revolución el peso cubano tenía igual valor al dólar, había seis vacas por habitante (hoy la proporción es de una vaca, por cierto peor nutrida, por cada seis cubanos) y el número de periódicos de tirada nacional superaba la decena (ahora solo hay dos).

Al retirarse la ayuda soviética, que disfrazaba la incapacidad del estado dictatorial de avanzar económicamente, Fidel Castro encontró un aliado incondicional en la Venezuela de Chávez, que llegó a suministrar a la isla alrededor de 100.000 barriles diarios de petróleo a precios preferenciales —la mitad de las necesidades del país—, al fracasar también la economía dictatorial venezolana, hoy México distrae recursos nacionales para apoyar incondicionalmente a quien no ha sido capaz de cumplir la tierra prometida.

Si el pueblo vivía en el purgatorio, hoy sufre en el mero infierno.

De ninguna manera es ejemplo de un cambio radical para sacar al pueblo de la pobreza, la única verdad es que si antes de la revolución la pobreza era del 35%, hoy es del 88% y solo los generadores de promesa y opresión tienen un estatus (muy) superior.

VENEZUELA, AUNQUE NOS DUELA:

Venezuela pretendió seguir el ejemplo de Cuba, y lo está logrando, Desde 2010, ha experimentado un aumento significativo en los niveles de pobreza extrema, exacerbado por una combinación de factores políticos, económicos y sociales.

La gestión económica deficiente, la corrupción generalizada y la caída inicial de los precios del petróleo, principal fuente de ingresos del país, han contribuido a una profunda crisis económica. La inflación ha alcanzado niveles astronómicos, erosionando el poder adquisitivo de los venezolanos y dejando a muchos en una situación de extrema precariedad.

La escasez crónica de alimentos, medicinas y productos básicos ha agravado la situación, dejando a gran parte de la población venezolana luchando por satisfacer necesidades básicas de subsistencia.

Las políticas de control de precios y la intervención estatal en la economía han generado distorsiones y desabastecimiento en los mercados, lo que ha afectado especialmente a los sectores más vulnerables de la sociedad.

TE RECOMENDAMOS: Reduflación: Mismo precio, menor calidad y cantidad

La migración masiva de venezolanos en busca de mejores condiciones de vida ha sido una consecuencia directa de la crisis, con millones de personas abandonando el país en los últimos años, muchos de ellos a México.

Esta diáspora ha dejado atrás a familias separadas y comunidades desintegradas, exacerbando la situación de pobreza extrema para quienes permanecen en Venezuela, enfrentando condiciones cada vez más precarias.

La falta de acceso a servicios básicos como salud y educación ha empeorado la situación, con hospitales desabastecidos, infraestructuras colapsadas y una educación pública deteriorada.

La pobreza extrema ha generado una crisis humanitaria sin precedentes en el país, con informes de desnutrición infantil, enfermedades prevenibles y una creciente mortalidad por condiciones evitables.

Ante la falta de programas reales y de planeación estratégica y lógica, no ideática y doctrinaria, la crisis económica y humanitaria en Venezuela es cada vez más grave y de gran magnitud. La pobreza extrema persiste como una realidad cotidiana para millones de venezolanos, quienes enfrentan condiciones de vida cada vez más desesperadas y una incertidumbre sobre el futuro de su país.

Nicaragua copió el modelo y sufre (casi) las mismas consecuencias. Falsos líderes “democráticos” terminan como millonarios dictadores, el pueblo paga y se inventan culpables, pero el deterioro persiste (¿Quién sigue?) …

DE FONDO:

Aunque con una desigualdad notable entre la ciudad y el campo, Cuba tenía niveles de pobreza inferiores al 20% en 1958, en ese mismo año el Producto Interno Bruto por habitante de la isla se colocaba en tercer lugar de la región (solo superado por Venezuela y Uruguay) y la tasa de inflación ese año era virtualmente cero.

La estadística señala -también como causa del levantamiento- que cerca de 10 mil habitantes ejercían la prostitución.

Triunfó la revolución (aspirasionista) clasemediera y “democrática” de Fidel Castro y hoy el 95% de la población está en situación de pobreza extrema, la isla tiene el Producto Interno Bruto por habitante más bajo de América Latina, la inflación no se hace pública, pero los precios se incrementan más del 90% de forma anual y más de 500 mil habitantes ejercen la prostitución. ¡Ejemplar dictadura, sin duda!

DE FORMA:

En el año 2000, el índice de pobreza de la población de Venezuela llegaba al 25%, hoy, el 94% de la población está bajo el umbral de la pobreza, de ellos, el 76.6% vive en situación de miseria, según la medición realizada por la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB). ¡Viva la Revolución!

DEFORME:

¿Escuchó usted en el “debate” de absurdo formato, de anoche, alguna propuesta por parte de los candidatos? Felicidades, vote por él.

Ah, pero si solo escuchó conceptos como “educación”, “economía” o “turismo”, sin contenido y con conceptualizaciones del siglo 20 como “voy a mejorar la situación” (SIC), preocúpese y analice con cuidado su decisión, no sea que alcancemos a Cuba o a Venezuela en muy corto plazo.

Hot Sale Estrella Roja
Adalberto Füguemann

Adalberto Füguemann

Economista, conferencista y consultor Asociado y Generador de Alianzas Estratégicas para las firmas Taller Especializado de Arquitectura Mexicana, APLA Consultores, STA Consultores y Esfera