Cada 13 de mayo se celebra a la Virgen de Fátima, una de las figuras más reverenciadas en la Iglesia Católica. En este día se recuerda su primera aparición en 1917 en Cova da Iria, Portugal.

La Virgen se manifestó ante Lucía, Francisco y Jacinta Marto, pastores del pueblo de Aljustrel en Fátima. Prometió regresar durante seis meses consecutivos, cumpliendo su palabra puntualmente.

Lucía, Francisco y Jacinta Marto dijeron haber visto a la Virgen de Fátima en 1917.

Durante estas apariciones, la Virgen compartió mensajes y visiones, incluyendo predicciones sobre el futuro de los niños.

En la tercera aparición, reveló un secreto a Lucía, impactándola profundamente. La niña, asustada, gritó el nombre de la virgen, hubo un trueno fuerte y la visión terminó.

El día 13 de agosto, los niños no pudieron llegar a Cova da Iria ya que fueron detenidos por el administrador de Ourém, pero la Virgen se les apareció más tarde en un lugar llamado Valinhos.

La última aparición, el 13 de octubre, fue acompañada por el famoso “milagro del sol”.

Cuál fue el destino de los niños que vieron a la Virgen de Fátima

El destino de los niños fue trágico: Francisco y Jacinta fallecieron durante la pandemia de la Gripe Española que golpeo en 1918, mientras que Lucía se consagró a la vida religiosa, ingresó al convento de las Hermanas Doroteas.

El 13 de junio de 1929, en la capilla del convento en Tuy, en España, la niña tuvo otra experiencia mística en la que vio a la Santísima Trinidad y a la Virgen María. Y el 13 de octubre de 1930, el Obispo de Leiria proclamó las apariciones de Fátima como auténticas.

Luego de 18 años de las apariciones, Sor Lucía escribió su testimonio que se mantuvo en secreto durante muchos años.

Algunos textos vieron la luz en el siglo pasado. Las apariciones de Fátima fueron finalmente reconocidas por la Iglesia, y se revelaron mensajes de arrepentimiento, oración y visiones del infierno que impactaron a muchos.

Cada 13 de mayo, en su santuario, se celebra el día de la Virgen de Fátima. La oración a la Virgen de Fátima es una plegaria conmovedora que expresa devoción y pide por la fe, la paz y la conversión de los pecadores.

La oración a la Virgen de Fátima es una plegaria conmovedora que expresa devoción y pide por la fe, la paz y la conversión de los pecadores.

¿Cómo es la oración a la Virgen de Fátima?

Oh Virgen Santísima, Vos os aparecisteis repetidas veces a los niños; yo también quisiera veros, oír vuestra voz y deciros: Madre mía, llevadme al Cielo. Confiando en vuestro amor, os pido me alcancéis de vuestro Hijo Jesús una fe viva, inteligencia para conocerle y amarle, paciencia y gracia para servirle a Él a mis hermanos, y un día poder unirnos con Vos allí en el Cielo.

Padre nuestro, Avemaría y Gloria.
“Madre mía también os pido por mis padres, para que vivan unidos en el amor; por mis hermanos, familiares y amigos, para que viviendo unidos en familia un día podamos gozar con Vos en la vida eterna.

Padre nuestro, Avemaría y Gloria.

Os pido de un modo especial por la conversión de los pecadores y la paz del mundo; por los niños, para que nunca les falten los auxilios divinos y lo necesario para sus cuerpos, y un día conseguir la vida eterna.

Padre nuestro, Avemaría y Gloria

Oh Madre mía, sé que escucharás, y me conseguirás estas y cuantas gracias te pida, pues las pido por el amor que tienes de tu Hijo Jesús. Amén.
¡Madre mía, aquí tienes a tu hijo, sé tu mi Madre!

¡Oh dulce Corazón de María, sed la salvación mía!

TE PUEDE INTERESAR:

Hot Sale Estrella Roja
Norma Tepox

Norma Tepox

Norma Tepox, licenciada en Comunicación con una sólida trayectoria de 20 años en medios impresos y digitales. Mi pasión por la comunicación se combina con mi naturaleza creativa y proactiva. Siempre...