En noviembre de 2023, Alexa Moreno se sometió a una cirugía de rodilla. Hoy, a semanas de los Juegos Olímpicos de París 2024, la gimnasta está lista. Alexa Moreno es la gimnasta mexicana de quien el mundo entero está hablando.

Un mes y medio antes de los Juegos Olímpicos de París 2024, Moreno se encuentra en su ciudad natal, Mexicali, Baja California Norte, entrenando seis veces a la semana.

Fue en su día de descanso, un domingo, cuando nos recibió en el gimnasio donde se prepara durante largas horas de lunes a sábado. Con una sonrisa, llegó a las ocho de la mañana en punto vestida con una t-shirt, pants, ambos negros, y sandalias en tono hueso con ligera plataforma.

Ahí estaba la atleta de alto rendimiento lista para comenzar un día más en el gimnasio, solo que en esta ocasión no era para entrenar, sino para la única sesión de fotos que concedió previo a los Juegos Olímpicos.

Mientras la maquillan y peinan, charlamos sobre la vida. Este es un año contundente para ella, además de que cumple 30 años, tres días después de la final de salto de caballo, será su última participación olímpica. Y aunque el enfoque está por completo en las competencias que están próximas a suceder, Alexa también está soñando con su viaje cumpleañero a Italia.

Para Alexa Moreno, el camino para convertirse en la deportista y gimnasta que es hoy no ha sido fácil.

ÚNETE A NUESTRO CANAL EN WHATSAPP

Su optimismo lo ha forjado con ímpetu a partir de momentos que se sintieron oscuros. Cuando debutó en las Olimpiadas, en Río 2016, Moreno tenía 22 años. Fue luego de sus competencias que en Twitter (ahora X), una persona comenzó a distribuir un meme que la comparaba con un personaje de una caricatura infantil, haciendo referencia su complexión.

Y aunque la gimnasta no había visto la burla sino hasta que uno de sus hermanos le advirtió que no abriera las redes sociales, bastó con ver el primer tweet para decidir retirarse del deporte. Pero la perseverancia de Alexa Moreno es más grande que cualquier energía negativa y, tras un año y medio, decidió regresar a su pasión.

Para ella, la gimnasia “es muy apasionante”, me dice entre risas cuando le pregunto qué es lo que más le gusta sobre su disciplina deportiva, y continúa, “yo creo que la sensación de poder hacer las cosas, ser consciente de la capacidad que tenemos [como gimnastas] de repente estar en el aire y saber cuántas vueltas estás dando, la velocidad que agarras al hacer ciertas cosas”.

Hoy, luego de una carrera exitosa en la que convirtió el “hate” en coraje, Moreno está por consagrarse como una de las mejores gimnastas mexicanas en la historia del deporte nacional. Y todo lo ha hecho por ella.

“Yo regresé a hacer gimnasia por mí; y siempre lo he hecho por mí”, comenta, “es un poco egoísta, pero a mí me gusta mucho mi deporte. Fui creciendo y desarrollándome dentro de él y siempre busqué llegar un poco más alto, un poco más lejos. Siempre han sido mis metas y mis sueños”.

Quien tenga un encuentro con Moreno podrá percibir su alma fresca. Ella se considera terca, pero porque sueña en grande. “A veces tengo muchas expectativas y eso luego me genera mucha presión propia –y batallo un poco con eso–”, me dice.

Para una persona perfeccionista, como ella se valora, no existen los límites. Una semana antes de reunirnos, Moreno ganó la medalla de oro en la prueba de salto de caballo, en el Mundial de gimnasia.

No es su primera participación destacada en el torneo; sin embargo, a unas cuantas semanas de los Juegos Olímpicos, la victoria en el mundial la ha puesto en el ojo de todos los mexicanos como una de las favoritas para llevarse una presea.

ÚNETE A NUESTRO CANAL DE TELEGRAM

“Siempre trato de encontrar una manera de que, al final, algo me cause felicidad”, comenta. Pero, ¿qué es la felicidad para Alexa Moreno? “Hay muchas cosas que me causan felicidad, pero”, pausa por unos segundos, “mi mamá siempre dice que nuestro objetivo en la vida es buscar la felicidad. […] Puede ser lo que sea: algún viaje, algún logro, algún proyecto terminado, una buena participación, un momento con tu familia. No es algo que podamos dar por sentado, nada de eso”.

En este momento, Alexa Moreno está completamente enfocada en su participación olímpica. “Ahorita, prácticamente el enfoque es Juegos Olímpicos y sí quisiera llegar de la mejor manera posible”, me dice.

El camino estos años, no ha sido fácil, y a medida que se acerca el momento para el que se ha preparado tanto, más comienza la ansiedad. “No está siendo lo más sencillo del mundo, pero se intenta hasta el final”, comenta.

Moreno, sin embargo, tiene el apoyo de su familia, algo que, aunque no dice, se evidencia mientras platicamos (su mamá y sus hermanos son mencionados de alguna u otra manera dentro de la conversación). Ha pasado largos periodos lejos de su casa y lo que más extraña es llegar después de los entrenamientos. “[Sentir] que alguien te está esperando en tu casa, de que hay otro ambiente, eso ayuda mucho y si no lo tienes, de repente llegas a tu cuarto sola y se me hacía muy difícil”, destaca.

El próximo capítulo para la gimnasta mexicana está por definirse. Sus proyectos involucran a la gimnasia para hacer el camino más fácil a las generaciones futuras.

“Es un largo camino, sobre todo porque me ha costado mucho en la vida salir adelante e ir rompiendo barreras constantemente. Creo que muchas veces hubo obstáculos completamente innecesarios que estaban fuera de mi capacidad de hacer gimnasia y no creo que las generaciones que vienen deben pasar por lo mismo”.

“¿Quién es Alexa Moreno?”, le pregunto. “No sé, una gimnasta por ahí”, me responde con una risa.

TE PUEDE INTERESAR:

Hot Sale Estrella Roja